Pantalla a cuatro

Asier Susaeta

Elliot, enrabietado, introdujo otros veinticinco centavos a la máquina del Pac-Man. Se había quedado a dos mil puntos del récord y todavía era pronto para volver a casa; prefería encontrarse a su padre inconsciente en el sofá.

El chasquido al abrir la lata de cerveza le recordó a aquella preciosa chica del callejón, su cuello quebrado. Lo tonta que fue. Rick sintió un escalofrío y dio un largo trago mientras en la teletienda anunciaban un revolucionario juego de cuchillos de cocina por diez dólares más gastos de envío.

Cuando llegó a la oficina, Toru saludó a Naoko, la recepcionista, caminó por el pasillo, dejó tres habitáculos a su izquierda, giró y se topó de frente con Haruki, un programador con forma de bola que engullía un trozo de pizza. Después de hacerse a un lado, corrió hasta su mesa y allí garabateó la idea para un nuevo videojuego que acababa de ocurrírsele.

Alice huía por el laberinto de callejuelas del Mott Haven con el vestido rasgado; solo le restaba una vida. Conocía bien la zona aunque no sabía que la salida a la avenida Jackson estaba cortada provisionalmente. Aquella misma tarde habían comenzado las obras del salón recreativo.

Anuncios

4 comentarios en “Pantalla a cuatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s