Treinta, veintinueve, veintiocho…

Reyes Velayos

Como cada tarde, Reveca cuenta los treinta escalones que baja hasta el portal. Veintisiete, veinticinco, si solo piso los impares, me llamará. Doce, diez, ocho, si solo piso los pares, vendrá a buscarme. Y si piso el cuatro, el tres y el uno, seguro que me invita a cenar. Y así, casi sin darse cuenta, vuelve a pisar el dos, el escalón número dos que cruje, chirría, se encoge y parece incluso que se ríe de ella, mientras le susurra que ya no va a volver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s