El monstruito exquisito: parte 2

Andrea Pazos

El trayecto hasta su casa fue eterno aunque había poco tráfico a esas horas. Dentro del coche se respiraba un aire pesado y caliente, de aliento a alcohol y perfume dulzón. Justo el aire que deberíamos estar respirando bajo las sábanas, pensé.

Por supuesto la dejé en el portal de su casa y ella se despidió tan aprisa que ni si quiera apagué el motor del coche. Me dijo buenas noches, y yo me fui.

En el camino de vuelta a mi apartamento puse la música muy alta para tratar de que algo interrumpiese mis propios pensamientos, pero fue inútil. Las voces del niño que fui y del hombre que era hasta hace un par de semanas, cuando nos reencontramos, discutían acaloradamente. Por un lado, el adulto maduro y sensato que quiero ser decía que era estúpido por pensar que me sentiría mejor después de acostarme con ella, que ya está, que aquello ya pasó. Candela nunca supo, durante todos los años de colegio, que el cobarde al que un día llamó gafotas de mierda estaba enamorado de ella -¿y quién no lo estaba?-. Me olvidó en cuanto me vio. Pero el niño enrabietado quería demostrar que las gafas me hacen parecer interesante, y que las trenzas de aquella gánster del patio del recreo ya no me fascinan.

Es indiscutible que Candela se ha convertido en una mujer absurdamente atractiva, tal y como todos esperábamos. Pero la parte de mí que es adulta y madura se pregunta si las ganas de acostarme con ella no serán más bien una forma neandertal de resarcimiento.  Seducir al primer amor, ¿servirá para reparar el daño del niño gafotas, el adolescente con acné y el veinteañero que nunca se pareció a  Humphrey Bogart?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s