El estornudo

Araceli Suárez

Un estornudo inoportuno de mi incorregible hermano Marco, que se acercó, sigiloso como siempre por la espalda, sobresaltó a la rebelde Melinda, haciendo que la cajetilla de cigarros que trataba de esconder en su mochila, cayera al suelo. Con un movimiento casi felino, trató de atraparla pero lo que consiguió fue tirar el jarrón con flores del recibidor de la entrada. El estruendo de los cristales hizo que el gato saliera despavorido hacia la cocina y que tropezara con la vieja criada que, con manos temblorosas, sostenía la tetera llena de agua caliente para el té. El pobre menino que no esperaba una ducha escaldada a esas horas, corrió a esconderse tras las cortinas del salón. En su huida desesperada, se llevó por delante la mesita del té, que, al caer, hizo desestabilizar a mamá, que en ese momento llevaba un platito con un trozo de tarta de arándanos y que fue a parar sobre la blusa de seda azul de la tía Magda, quien, como un resorte, soltó la taza que tenía en las manos, la cual, haciendo una perfecta parábola, aterrizó en los pies de la tía Margot, quien chilló, como sólo ella sabe hacerlo y más si cree que uno de sus adorados Manolo’s (ninguna ocasión es pequeña para lucirlos, suele decir), corre algún peligro. Su grito, al más puro estilo Munch hizo que, por un momento, Marco, Melinda, la criada, mamá y tía Magda se quedaran paralizados esperando una nueva desgracia. El silencio que siguió a semejante desastre fue roto por la tía Marion que se salvó del alboroto porque, un momento antes se había levantado a buscar uno de sus cigarros. En vista de que no encontraba la cajetilla que, habría jurado, llevaba en su bolso, preguntó con voz ronca que si alguien le dejaba un cigarro. Mamá, a quien hacía falta algo más que un jarrón roto, una tetera derramada, un gato loco, una mesa volcada o dos cuñadas histéricas para hacerle perder la compostura, le respondió, con un tono que no dejaba dudas de lo que pensaba sobre fumar en su, normalmente, impoluto salón: “lo siento, querida, en esta casa no fuma nadie”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s