Desintegración

Yolanda Valdeolmillos

Armando se desintegró ante mis ojos. Al salir de casa ya noté algo raro en él. Cuando torció la boca para decirme que mi escote era exagerado o que los tacones eran muy altos…no sé, la verdad es que ya apenas le escuchaba cuando empezaba con eso, me pareció que un pequeño fragmento de su espalda se desprendía de su cuerpo y se perdía flotando en el aire. Pero me convencí de que aquella partícula voladora era una mosca diminuta y no un trozo de la espalda de mi novio.

La boca se le había quedado torcida desde que salimos, y había decidido no dirigirme la palabra en todo el camino, pero cuando llegamos a la fiesta, añadió a su gesto un ceño fruncido para prohibirme beber alcohol, alegando que me vuelvo estúpida y que tonteo con todo lo que se mueve. Ignoré aquella exageración y me serví una copa, cuando fui a ofrecerle otra, observé cómo una pequeña mota se desprendía de la punta de su nariz para perderse nuevamente por el espacio, dejando un hueco negro en su cara. Para hacer gala de su indignación, decidió recluirse en una esquina y pasarse las horas observándome desde allí, con su boca torcida, su ceño fruncido y su nuevo agujero facial. El proceso empeoró con el tiempo y, cada vez que le miraba, tenía más fragmentos de sí mismo desapareciendo a su alrededor. El asunto empezó a resultarme sospechoso y acabé por pensar que aquello de la desintegración no era más que un nuevo truco para llamar mi atención. “Pues ahora me desintegro” podría haber sido una frase típica de Armando perfectamente. Lo mejor era ignorarlo, aunque eso desembocara en un estallido de gritos cuando llegásemos a casa.

Dos horas después de dejar a Armando desintegrándose en su rincón, comencé a sentirme muy bien, poco a poco empecé a creerme capaz de cualquier cosa, empecé a notarme más fuerte y a respirar más profundo y mis manos dejaron de temblar como habitualmente hacían. Ya no sentía a mi novio vigilando cada uno de mis movimientos. Y cuando volví a mirar hacia la esquina, sólo encontré un montón de motas de colores que flotaban sobre los pies de Armando y luego se perdían de camino al techo. Me di cuenta de que cuanto más se desintegraba él, más feliz era yo. Y no me alarmé demasiado cuando sus pies por fin desaparecieron, porque si alguien actúa como si no te apreciase, debes dejar que se desintegre.

Anuncios

9 comentarios en “Desintegración

  1. ¡Qué gusto de relato, qué liberación! Enhorabuena 🙂
    Si se me permite una crítica constructiva, la útima frase “…porque si alguien actúa como si no te apreciase, debes dejar que se desintegre” no la pondría por escrito, dejaría que cada lector lo pronunciase en su cabeza.

    Me gusta

  2. Hola Yolanda, me ha encantado tu relato, muy sugerente, muy teatral, las palabras del texto te van llevando a los distintos espacios de una manera preciosa. Los dos personajes quedan muy bien dibujados. Y la historia en si, me ha encantado. Pienso como Anna Marcet, creo que la última frase se hace muy explicativa, ya en el resto del texto queda implícito esa idea. Enhorabuena!

    Me gusta

  3. Gracias Yolanda por abrirnos los ojos, mostrar de una forma tan poética, eso que algunos somos incapaces de describir…La Desintegración…la deconstrucción de un enigma en nuestro más recondito ser, la lucha por dejar de ver lo que en realidad no existe en el otro, demolición de la idea que tenemos del otro a través de sus actos y actitudes que nos desvelan la Realidad …Abre los ojos…y toma el camino de la verdadera libertad…Tú…Libre y Honesto. Personajes reales y fantásticos…poéticos…450 Las Palabras que nos atrapan…somos sólo historia…tu historia…Gracias Yolanda!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s